martes, 24 de abril de 2018

❤ Un año ❤

Nuestra pequeña Gala va creciendo y hace poquito cumplió su primer año. Y en este tiempo hemos aprendido y crecido tanto ella como nosotros, porque la maternidad/paternidad es un continuo aprendizaje, cuando algo ya lo tienes superado, viene una cosa nueva y así continuamente. 



En este tiempo hemos pasado de la lactancia materna exclusiva a la alimentación complementaria, nosotros hemos optado por lo tradicional, los purés, aunque le damos cositas a trozos para que vaya probando, y afortunadamente no le hace ascos a nada, aunque como todo el mundo tiene sus preferencias. Últimamente que le damos más trocitos ella está feliz, le encanta comer sola.
 
En este tiempo hemos tenido que aprender a cubrir sus necesidades, al principio sueño, comida e higiene, pero según va creciendo necesita estímulos, lectura, jugar… es una niña súper observadora y continuamente quiere ver, tocar y aprender sin parar. Una de sus pasiones es ver fotos, ha salido a sus papis. ;)
 
También hemos pasado por todas las fases, primero boca arriba, luego aprender a girarse, darse la vuelta, reptar, gatear y ahora ponerse de pie y empezar a andar. Cada vez quiere andar más aunque si ve la cosa complicada, se pone a gatear, que eso lo tiene más que superado.


Gala tiene mucho carácter, con sólo 12 meses de vida ya apunta maneras, su tolerancia a la frustación es muy baja y se enfada en seguida, así que nosotros como padres ya estamos pensando como gestionarlo, pero nos parece muy complicado, porque es un bebé que no razona aún, pero aún así hablamos con ella mucho... en fin como os decía un continuo aprendizaje.
 

Durante 9 meses y medio yo he estado con ella 24x7, después del escaso permiso de maternidad y lactancia y de gastar mis vacaciones del año, me cogí una excedencia de 3 meses y medio, quería acompañarla durante unos meses más, y por mi hubieran sido muchos más, pero en algún momento hay que volver al trabajo y en mi caso decidí que ese día fuera el 1 de febrero. Ese día fue un cumulo de emociones y nerviosismo, dejaba por primera vez a mi pequeña, empezaba en un trabajo nuevo, con gente nueva y una tarea nueva, así que este año 2018 ha empezado con muchas novedades. 
 
En mi caso, puedo conciliar, cuando empezó mi andadura laboral decidí que no quería estar todo el día trabajando, quería tiempo para mí, para mi familia, para mis hobbies y si algún día tenía hijos para cuidarlos, así que preparé una oposición (como muchos que me leéis sabéis), no fue un camino fácil, primero la preparación con el coste económico y personal que supone, la incertidumbre, la lucha contra ti y contra los demás, porque tú puedes hacer tus exámenes de 10 pero los otros también y las plazas son limitadas,  después de la alegría por aprobar viene de nuevo la incertidumbre por la plaza que tocará, en mi caso, muy lejos de casa, pero 7 años después de aprobar (si habéis leído bien… ha sido un camino largo) estoy donde quiero estar y cerca de casa, con un buen horario y un trabajo que está bastante bien, nada creativo, eso sí, aunque bueno la creatividad me la guardo para mis proyectos personales ;)
 
Estos meses de maternidad me han enseñado a valorar lo importante para mí, mi familia, pasar tiempo juntos y perderme lo menos posible. Ni me siento más madre por hacerlo ni más realizada como mujer, pero me gusta ser madre y eso lo dice una que no tenía nada de instinto maternal antes de quedarme embarazada. La vida da muchas vueltas.



Aun hoy miro a Gala y me parece increíble que sea nuestra, que esa preciosa personita forme parte de nuestras vidas, que la veamos crecer feliz cada día. Somos afortunados.



Sed muy felices.


PD: foto de la sesión Smash the Cake que nos ha hecho Norma Grau. En cuanto tenga todas las fotos, os enseño más 😉