viernes, 17 de marzo de 2017

Lisboa

El pasado verano no teníamos ningún viaje preparado ya que con la mudanza no tuvimos tiempo de preparar nada así que improvisamos y decidimos irnos al pueblito de mi madre en Badajoz y de allí nos fuimos 5 días a Lisboa. Tan cerquita y aún no habíamos visitado esta preciosa ciudad. Desde allí aprovechamos para ir a Cascais y Sintra, pero vamos por partes: hoy os enseñaré Lisboa.


Nos pareció una ciudad encantadora, diferente a lo que habíamos visto, una ciudad decadente y colorida, amable y acogedora, una ciudad para pasearla y vivirla, y eso es lo que hicimos. 

Días antes buceé un poco por internet para ver que visitabamos, en todas las webs que visité eran unánimes en que había que visitar: El Castillo de San Jorge, la Torre de Belem, el Elevador de Santa Justa, el barrio de Alfama, el barrio de La Baixa, el Parque de las Naciones, el Monasterio de los Jerónimos, el barrio Alto y de propina coger un tranvía (cogimos el viejo y el nuevo) y comer pasteis de Belem de la receta original. Y, todo eso lo vimos o hicimos ^_^ 

A este viaje llegamos bastante cansados de todo el trajín de la mudanza así que íbamos un poco flojos, así que al medio día solíamos coger algo para comer y volvíamos al hotel para comer allí y descansar un ratito. Por lo que era importante que el hotel estuviera bien situado y no podía estarlo más. Nos alojamos en el Hotel Mundial, unos amigos se habían alojado allí y nos lo recomendaron así que allá que nos fuimos y nos pareció estupendo. Además tiene una terraza con unas vistas espectaculares.

Una de las cosas que teníamos claras es que haríamos un crucero en velero por el Tajo y al final nos decidimos a hacerlo al atardecer. Fue una experiencia preciosa, que recomendaría al 100% y repetiría sin duda. Nosotros reservamos con Civitatis la actividad de Tagus Cruises. 

Y justo la mañana antes de irnos, nos pasamos por el Oceanario. Es super grande y si vais con niños nos encantará. Nosotros no somos niños y nos encantó ;)

Os dejo con fotitos... hay tantas tan bonitas que me ha costado un montón seleccionar unas cuantas para enseñaros aquí en el blog.

¿Y sabéis qué? Que en este viaje ya estaba embarazada, aunque aún no lo sabíamos :)


 
































Pues hasta aquí por hoy... después todas estas fotos... solo puedo decir Obrigado Lisboa :) Volveremos con Gala, sin ninguna duda.