martes, 8 de julio de 2014

El Mar

No soy una persona de playa pero si me encanta ver el mar. El otro día cuando íbamos a Barcelona por la carretera de la Arrabassada lo pensaba… me encanta ese camino porque no solo podemos apreciar unas vistas geniales de la ciudad de Barcelona, si no que también se ve el mar. Un mar azul que se junta con el cielo, un mar que me trasmite calma, que me relaja. 

Lo cierto es que estas cosas ni se me pasaban por la cabeza cuando vivía en Madrid pero ahora que vivo cerca de la costa y veo el mar más a menudo, pienso más en ello.

Luego no es que vayamos mucho a la playa. Como os decía no soy una persona de playa… no me gusta el rollo de ir cargados con sombrilla, toalla, cremas, y mil cosas que acabamos metiendo en la mochila, pero es que tampoco me gusta la arena… Aun que una vez que estoy allí y veo el mar se me olvida todo lo demás. Será por esto de la arena, que la Costa Brava me encanta, para los que no la conozcáis no hay arena son piedrecitas y, la verdad, es más fácil desprenderse de las piedrecitas que de la arena.

Si hay una cosa que me encante es leer en la playa, un día sin mucho sol y sin mucha gente. Oír el mar, un libro entretenido y buena compañía, ¿Suena bien, verdad? 

Os dejo con unas fotos para transportaros cerca del mar. Las tres primeras son de Sitges y las siguientes de nuestro escapada a Altafulla para celebrar nuestro segundo aniversario de casados ^_^

Buen día y a ser felices.