sábado, 28 de junio de 2014

¿Por qué no ser amigos?

Una palabra que abarca a veces tanto y otras tan poco, pero ¿qué es un amigo? Según la RAE, que tiene amistad. ¿Y qué es la amistad? Afecto personal, puro y desinteresado, compartido con otra persona, que nace y se fortalece con el trato.

Mejor expresado imposible. Un amigo de verdad es totalmente desinteresado, está ahí para ti y tu ahí para él y cuanto más trato más fuerte se hace esa amistad, aunque a veces la amistad es ya tan fuerte que a pesar de la distancia o el menor trato, cuando te juntas es como si no hubiera pasado el tiempo.

Amigos hay muchos, hay amigos buenos y verdaderos, amigos de siempre, amigos casi de siempre, amigos nuevos, amigos que más que amigos son conocidos y amigos que mejor ni tener, porque teniendo amigos como esos, mejor enemigos. 

Soy una persona de pocos amigos, de mi infancia y de la Universidad casi no tengo, el tiempo pasa y cada uno ha seguido su camino y por unas razones u otras el trato se ha perdido. Aunque en mi etapa universitaria conocí a la que puedo decir que es mi mejor amiga, de las que más saben de mí y aunque no hablemos mucho por teléfono seguimos como siempre, es lo que tiene ser amigos de los buenos. Gracias a ella conocí a mi marido y juntos hicimos un grupo super guay de amigos, hemos pasado por cosas, por momentos mejores y peores pero al final son los que están ahí. Son una constante en mi vida, cuando ha pasado algo malo los recuerdo conmigo y cuando ha pasado algo bueno también.

Con el traslado a Barcelona hicimos nuevos amigos. Que difícil me parece hacer amigos de mayor… ya no vale con pasártelo bien con ellos, necesitas tener cosas afines, cosas que os definan juntos… y en mi caso, no sé si os pasará a vosotros, soy más susceptible y me cuesta más aguantar cosas que no entiendo o no me parecen bien, cosas que quizás aguanto a esos amigos que conozco hace más de 10 años. A pesar de todo esto, aquí tengo amigos de verdad a los definitivamente echaré de menos cuando volvamos a Madrid.

El tener pareja te hace que conozcas a gente, los amigos de él, con los que puede ser que tengas afinidad o no. Menos mal que nos llevamos bien y algunos han llegado a convertirse en grandísimos amigos. 

Y luego están las amistades fugaces, no sé si os habrá pasado a vosotros pero conoces a alguien, tenéis cosas en común, parece que vais a ser amigos inseparables y de la noche a la mañana pasa algo que hace nunca más se sepa de esa persona… la verdad es que te deja alucinado, pensando ¿qué habré hecho? ¿Qué habrá pasado? Pero sin solución.

La amistad es realmente difícil… congeniar con personas con las que no tienes lazos, que esa relación continúe a pesar de las diferencias, de los malos rollos, de las cosas malas y de las cosas buenas, de la distancia… y si aun con todo se mantiene, hay que pensar: soy afortunado, tengo 1, 5, 10 o los amigos que sean que están ahí para y por ti y tu para y por ellos. Son tu familia sin lazos de sangre. 

¿Y pensaréis a que viene todo esto? Pues no se… la vuelta de Madrid siempre me hace volver nostálgica y pensar lo afortunada que soy por tener una familia que me quiere tanto con la que me encanta pasar tiempo y unos amigos a los que aunque solo les podamos dedicar el ratito que les robamos a nuestras familias, a las que también vemos poco, siguen ahí para nosotros, y es todo tan fluido y lo pasamos tan bien, nos reímos tanto, charlamos de todo y de nada, de tiempos pasados y tiempos futuros, de cosas profundas o de tonterías… que te hace echarlos un montón de menos. Pero familia, no os pongáis celosos que a vosotros os echamos también mucho de menos, nos encanta pasar tiempo con nuestros padres, con nuestros hermanos y con los peques de la casa, que crecen tanto y están tan cambiados, que son los que nos hacen darnos cuenta de todo lo que nos estamos perdiendo. 

Pero bueno que las cosas aquí son geniales; no os asustéis que estamos fenomenal. Disfrutamos mucho el uno del otro y con nuestros amigos de aquí (aunque para juntarnos todos tengamos que echar una instancia…), disfrutamos de tener tiempo para cocinar, “repostear”, hacer mermeladas o helados, viajar… pero ya sabéis, la morriña a veces se nota más que otras.

La banda sonora de esta entrada no podía ser otra que esta ^_^

Por Qué No Ser Amigos (Dueto Con Dani Martín) by Hombres G on Grooveshark