martes, 29 de octubre de 2013

Nunca digas NUNCA

No se si os pasará a vosotros pero yo algunas veces (más de las que pensaba) pienso: nunca, nunca, nunca me voy a poner eso y al final, acabado poniéndomelo. 

Quizás estéticamente no es lo más bonito pero te lo pones y es tannnn cómodo que acabas cayendo “en la moda”. Me ha pasado con los boyfriends jeans, con los pantalones pijameros, las botas de pelito UGGs o similares, las sneakers con cuña… y suma y sigue.

Fotos via Pinteret.com

Dudo una y mil veces cuando voy a comprármelos, pero al final me animo y se vuelven mis mejores amigos. Momento en el que mi maridito me dice: ¿te vas a poner eso? y yo respondo un si orgulloso ^_^ 

Como en las fotos que me hizo con mis boyfriends jeans, si no os acordáis, podéis verlas aquí: Boyfriend Jeans

¿Qué me decís? ¿os habéis puesto algo que pensabais que nunca os pondríais? 

La verdad es que este ejemplo de la ropa se puede trasladar a un montón de cosas, nunca iré a ese restaurante, a esa tienda, seré amigo o no de tal persona, nunca comeré eso y entonces, ZAS ocurre lo que se supone que nunca iba a pasar. Así que lo mejor es tener una mente abierta y no juzgar con dureza demasiado pronto, ¿no os parece? ;)