miércoles, 24 de julio de 2013

Riviera Maya (II): Chichen Itza + Cenote Hubiku + Ek Balam

Ya estoy aquí de nuevo para enseñaros las fotos de los sitios arqueológicos que visitamos en nuestras vacaciones. Todos ellos eran de los mayas, que por cierto eran ¡super listos!

En la primera excursión fuimos por la mañana a Chichen Itza, comimos y pudimos darnos un baño en el cenote Hubiku (que no es una cena grande ¿verdad compis de viaje? si no que es un agujero lleno de aguas subterráneas formando un estanque) y después continuamos viaje hacia Ek Balam.

De camino a Chichen Itza hicimos fotos de casas y comercios locales. La verdad es que el complejo hotelero es un mundo aparte que no tiene nada que ver con las cosas que ves por la carretera, con los pueblos con casitas por los que pasamos, todo muy pintoresco y muy humilde.







Pero vamos con Chichen Itza, que me lío. Es uno de los principales sitios arqueológicos de la Península del Yucatán, considerado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO y, por tanto, no hay que perdérselo. Es impresionante, y si te toca un buen guía, como en nuestro caso, te enteras de un montón de cosas curiosas de la cultura maya. Lo peor de todo es que está muy explotado y hay decenas de puestos con souvenirs. 

En las dos primeras fotos podéis ver la Pirámide de Kukulcán, llamada por muchos "el Castillo", que es uno de los edificios más notables de la arquitectura maya. Es una pirámide de cuatro lados que culmina en un templo rectangular. Cada lado de la pirámide tiene una gran escalinata, 91 escalones por lado y 1 más que conduce al templo superior, dando 365 escalones, uno por día del año. Balaustradas de piedra flanquean cada escalera, y en la base de la escalinata norte se asientan dos colosales cabezas de serpientes emplumadas, efigies del dios Kukulcán.



A continuación podéis ver el Juego de la pelota. Se supone que que por ese agujero (que está muy alto) tenían que meter una pelota con la cadera. Resulta que quien ganara el partido era sacrificado, porque ofrecían los mejores hombres a sus dioses... en mi opinión (y en la de Agustín, nuestro guía) no debían matar a muchos porque era un juego complicadísimo.


Este es el cenote sagrado donde se realizaban ofrendas al dios Chaac, señor de las lluvias, que consistían en objetos valiosos y en sacrificios humanos, generalmente de doncellas nobles, ataviadas con ropas ceremoniales y enjoyadas. En el cenote también se sacrificaban prisioneros de alto rango, también como ofrenda religiosa.


Y aquí otra de la pirámide pero conmigo :) Como veis llevo ropa fresquita y sombrero porque hacía un calor horrible. Short vaquero de Stradivarius, camiseta de Zara, bikini de flequitos de Suite Blanco, el sombrero que os comentaba ayer y mis super converses neoyorkinas.


Antes de contaros un poco del sitio de Ek Balam, ahí va una fotito del Cenote Hubiku. Además del baño puedes degustar y comprar diferentes tequilas.



Como os decía después de comer nos fuimos a Ek Balam, un sitio arqueológico que no es muy conocido pero que es muy chulo porque aún se puede subir por la piramide. Mi idea era no subir porque es muy alta y a mi las escaleras no me gustan mucho pero como decía Agustín hacer 8000 km y no subir... no puede ser. Así que me animé y subir no estuvo mal pero bajar fue otra historía, ¡qué miedito! que temblina de piernas, pero bueno mereció la pena.

Ahí podéis ver a mi maridito en lo alto de uno de los edificios haciendo fotitos y, en la segunda podéis ver las escaleras de las que os hablaba.



Y ahora las vistas desde lo alto, como veis está en medio de la selva. Es una pasada, pero siendo sinceros la humedad era insoportable.


Finalmente intentando bajar las escaleras... 


Y hasta aquí por hoy. Quería contaros también Tulum pero ya me ha quedado demasiado larga la entrada así que en la siguiente entrada más.

Espero que os haya gustado. Ya sabéis si vais no os lo podéis perder.