domingo, 4 de septiembre de 2011

Mi abuelita

Llevo días queriendo escribir pero no se por donde empezar.

Este mes de agosto ha sido complicado...mi abuelita ingresó a finales de julio en el hospital y, al principio, decidí quedarme en casa a la espera de una mejoría...pero finalmente tuve que irme a Madrid. Desde la distancia todo se ve peor y no era capaz de quedarme trabajando como si tal cosa, tenía la necesidad de estar con mi familia y, especialmente, con mi mami.

Tras casi un mes de lucha mi abuela falleció. Fue como ella quería, en casa y rodeada de los suyos. Y, aunque para nosotros era dura la situación, fue menos traumático de lo que yo imaginaba.

Estaba muy unida a ella, la recuerdo en todos mis momentos. Era guapisima, con su pelo rizado y blanco, que de más joven tapaba con un pañuelo, hasta que la convencimos para que se quitara el luto y esas manías.

Era una persona frágil, que necesitaba que estuviéramos con ella, sentirse arropada por su familia y eso hicimos siempre. Era muy buena persona, todo el mundo siempre me hablaba muy bien de ella y de mi abuelo, al que desgraciadamente conocí poco, falleció cuando yo tenía 5 años y tengo muy pocos recuerdos...Todo lo contrario que de mi abuela: la recuerdo siempre en casa, la recuerdo leyendo mis cuentos (era lo que mejor veía) con letras grandes, sentada junto a mi o mi hermano mientras estudiábamos, la recuerdo contándome historias del pueblo, la recuerdo cuando conoció a mi novio, la recuerdo dándonos besos y nosotros a ella, recuerdo esas risas con su dientecillo, aunque también recuerdo estos últimos años que ha estado peor, que no dormía por la noche, que teníamos que turnarnos para cuidarla, no podía quedarse sola pero no sentíamos que el sacrificio fuera tan grande, estábamos con ella, disfrutando de su compañía, eso era lo importante.

Ya no podremos crear más recuerdos con ella y, eso me da pena...me da pena que no pueda estar en mi boda o que no conozca a mis hijos, en eso mi hermano ha sido más afortunado; aunque, sabía que eso para mi era muy complicado por su avanzada edad, pero no puedo evitar el estar triste por eso y, porque no podremos verla más, aunque seguro que ella y mi abuelo están juntos, velando por la familia y compártiendo nuestros momentos importantes.

Cuidaros y cuidarnos...