domingo, 1 de mayo de 2011

De Turisteo (IV)

Uyuyuy que se me están acumulando las entradas...pero es que no tengo tiempo para nada. La semana pasada y la anterior fueron bastante intensas. Todo empezó en Semana Santa que vinieron nuestros amigos L y J, después bastante trabajo el martes, el miércoles toda la tarde en Barcelona y cuando me quise dar cuenta ya estaban aquí mis padres y otra vez el no parar de un sitio a otro y, de nuevo días de mucho trabajo.

La Semana Santa fue fenomenal, con el único inconveniente de que llovió un montón y no nos dejo disfrutar de los planes al 100 %. Nuestros amigos J y L llegaron el Jueves Santo, día de trabajo para nosotros, aunque fue muy relajado y pude salir a desayunar con ellos. Esa tarde fuimos al Collserola y a pasear por Sant Cugat, les encantó nuestro Monasterio (¡como no! Es precioso).

Al día siguiente tocaba Girona, en concreto, Figueres, Roses y Cadaqués y, allí nos diluvió...(MacGyver dice que no tanto pero hacerme caso, llovió muchisisisimo). En Figueres volvimos al Castell de Sant Ferran, a aquella visita tan curiosa con cascos de minero que ya hicimos con A y E y, como ya sabíamos lo que nos íbamos a encontrar fue divertido ver las caras de J y L y, de las otras chicas que se montaron en la lancha con nosotros para ver la cisterna subterránea de agua, una de ellas iba asustadisima...no es un buen sitio si tienes algo de claustrofobia...; en Roses no paramos mucho porque el tiempo, como os digo no acompañaba mucho, lo que más nos llamó la atención fue la cantidad de concesionarios de barcos que había...y, finalmente, en Cadaqués nos tomamos un chocolate caliente para entrar en calor, que tanta lluvia nos tenía el cuerpo destemplado.

La verdad es que Cadaqués nos encantó y eso que no pudimos ver mucho pero si lo suficiente para saber que queremos pasar allí unos días de relax y playa.

El sábado fue movidito empezó con Sant Jordi y sus libros y rosas y acabó en el Hospital Clinic...pero no os preocupéis que estamos todos bien, es que L se nos puso pachucha, pasamos un buen susto, pero la dieron el alta a última hora y nos pudimos ir a casa y continuar con las visitas al día siguiente...aunque L iba un poco dopada para aguantar. Aún así, fuimos a Montserrat y luego, antes de llevarles a Sants, pasamos por el Tibidabo, como siempre digo uno de nuestros sitios favoritos.

Como veis tres días de no parar y todo amenizado con risas y más risas. Da gusto compartir momentos con amigos de siempre, conocemos nuestros puntos débiles y nuestros puntos de humor. Cuando pasas tiempo con ellos te das cuenta de lo que se les echa de menos estando tan lejos. Aunque bueno ahora es tiempo de hacer nuevos lazos de amistad pero intentando no perder los antiguos.

J y L muchas gracias por estos días, os esperamos de nuevo :)

PD: si si esos que veís en las fotos son nuestros amigos L y J, y MacGyver, intentando mantener su identidad oculta.