martes, 4 de enero de 2011

Sex and The City

Hace algunos años leí el libro de Sex and The City y no me gustó mucho, lo mismo me pasó con la serie; empecé a verla pero no me enganchó. No debió ser mi momento.

Pero, cuando me fui a vivir a Barcelona, empecé a verla y caí en sus redes en cuestión de segundos; veía más de 3 y 4 episodios diarios, así que, en pocos días me había acabado la serie y las películas, pensando en que quería más y más. Cosa difícil porque se acabó...aunque la última película me sobró.

El caso es que pensé: ¿Por qué no me leo el libro de nuevo? y a ello me puse, siendo mi último libro del año 2010. Y, me sigue pasando lo mismo: no me gusta o, al menos, no tanto como la serie.

Es la primera vez que me pasa que el producto derivado me gusta más que el original pero es así. La serie es fresca, divertida y para quien le guste la moda es perfecta. En cambio el libro, es raro, aburrido a momentos y muy superficial, en cuanto que no profundiza en ninguna de las historias.

En fin, la serie la vería una y otra vez pero, el libro no lo cojo más.