viernes, 21 de enero de 2011

John Fitzgerald Kennedy

El día 20 de enero de 1961 JFK juró su cargo, convirtiéndose en el 35º presidente de los EEUU. Estuvo dos años en el poder, hasta que fue asesinado en Dallas el 22 de noviembre de 1963.

Particularmente, su figura me apasiona.

Hace algún tiempo la descubrí, descubrí el gran político que era y que podía haber sido y, fue gracias a una colección del periódico El Mundo: "Las voces de la democracia. Así hablan los grandes políticos". En cada librito se recogía la biografía del personaje sobre el que trata y varios de sus discursos más importantes. Los tres que incluye de J.F.K. son magníficos y, leídos hoy tienen la misma fuerza y vigencia que en los sesenta cuando fueron pronunciados.

Así que, como homenaje dejo parte de estos discursos. Si tenéis la oportunidad de leerlos completos os lo recomiendo, no son muy largos y su lectura es fácil y amena.

Discurso inagural. 20 de enero de 1961.

Celebramos hoy, no la victoria de un partido, sino un acto de libertad que significa una renovación a la par que un cambio.

Que sepa toda nación, quiéranos bien o quiéranos mal, que por la supervivencia y el triunfo de la libertad hemos de pagar cualquier precio, sobrellevar cualquier carga, sufrir cualquier penalidad, acudir en apoyo de cualquier amigo y oponernos a cualquier enemigo.

A las naciones que se erigirían en nuestro adversario, les hacemos no una promesa sino un requerimiento: que ambas partes empecemos de nuevo la búsqueda de la paz, antes de que las negras fuerzas de la destrucción desencadenadas por la ciencia suman a la humanidad entera en su propia destrucción, deliberada o accidental.

No negociemos nunca con temor, pero no tengamos nunca temor a negociar.

Compatriota, no preguntes lo que tu país puede hacer por ti, sino lo que tú puedes hacer por tu país.Conciudadanos del mundo: pregúntense no qué pueden hacer por ustedes los EEUU de América, sino qué podemos hacer juntos por la libertad del hombre.

Discurso 26 de junio de 1963 Berlin.

La libertad afronta muchas dificultades y la democracia no es perfecta, pero nunca hemos tenido que levantar un muro para impedir que nos abandonen.

La libertad es indivisible, y cuando una persona es esclava, todos los demás no somos libres.

Discurso acerca de los derechos civiles. 11 de junio de 1963.

Predicamos la libertad alrededor del mundo y lo decimos en serio. Apreciamos nuestra libertad aquí en casa, pero, ¿vamos a decirle al mundo -y lo que es más importante, vamos a decirnos unos a otros- que ésta es la tierra de la libertad excepto para los negros?¿Qué no tenemos ciudadanos de segunda clase, excepto los negros?¿Qué no tenemos un sistema de clases o de casta, ni guetos, ni raza superior, excepto con respecto a los negros? Aquellos que no hacen nada invitan a la vergüenza además de a la violencia.

Aquellos que actúan audazmente reconocen tanto el derecho como la realidad. Pido vuestra ayuda para que podamos avanzar hacia delante y proporcionar el tipo de trato equitativo que quisiéramos para nosotros mismos: para darle a cada niño la oportunidad de educarse hasta el límite de su talento. (...) No todos los niños tienen un talento igual o una capacidad igual, o motivaciones iguales, pero sí deben tener los mismos derechos a desarrollar sus talentos, sus capacidades y sus motivaciones para hacer algo de sí mismos.