viernes, 29 de enero de 2010

Mujeres y Poder

Hace unos días llegó a mis manos el último número de la Revista Geo y en la portada se anunciaba el tema estrella: "El poder de las mujeres". Así que sin perder tiempo, me puse a leer la "Investigación: ¿Existe un modo de mandar exclusivamente femenino?" que se recogía en la citada revista, con cierto estupor y con pocas espectativas, todo sea dicho.

Para mi no existe un modo de mandar femenino ni masculino, no existe una forma de hacer política femenina ni masculina. Simplemente existen personas que lo hacen mejor que otras, o incluso que tienen ciertas cualidades que las hacen especiales y diferentes para ser lideres. ¿o acaso el ser mujer hace que seamos más compasivas, más cooperantes, menos competitivas o menos beligerantes? Yo creo que no, eso no es cuestión de sexos, es cuestión de personas. Tal y como dice el artículo, "los rasgos individuales predominan con tanta fuerza sobre las supuestas características de género que estas últimas se vuelven vacuas. Los sexos tienen muchas más cosas en común que diferencias".

Las mujeres estamos igual de preparadas para liderar el mundo, por lo que los prejuicios contra nosotras tienen que ir desapareciendo, como ya veo que va pasando, aunque aún queda mucho camino por recorrer. Tenemos que luchar por ser visibles, para que no sea la excepción que las mujeres alcancemos puestos de mando, si no que lo relevante sea que buenas personas y buenos profesionales alcancen esos puestos, independientemente del sexo que tengan.

Para terminar quiero compartir con vosotros la conclusión del artículo: "La visibilidad de mujeres en el poder reduce los prejuicios contra ellas. El mundo se vuelve por tanto más justo y sabio cuando las mujeres alcanzan el poder. Y no porque actúen de forma diferente a los hombres, sino porque con su presencia en las esferas de mando hay un tópico menos sobre las supuestas diferencias y desigualdades entre ambos sexos".

[Imagen obtenida de la página de la Revista Geo: www.mundo-geo.es]

lunes, 25 de enero de 2010

Mi vida en 50 palabras

Recientemente he leído la última entrada del blog de Saray: Mi vida en 50 palabras. Y he decido tratar de resumir yo también mi vida en tan solo esas palabras...

Amor. Diego. Familia.Viajar. Implicarse. Rosa. Moda. Estudiar. Egipto. Nuevas Tecnologías. Control. Plan. Van Gogh. Oposición. Justicia. Ley. La Salle. Buenos amigos. Margaritas. Vampiro. Gladiator. Sol. Gominolas. Helado. Sofa. Compañía. Política. Comprar. Botas. Mi pueblito. Madrid. UC3M. Dulce. Sensible. Responsabilidad. Lagrimas. Independecia compartida. El Alquimista. M.L.King. Hipocresia. Decepción. Sonreir. Leer. Cine. Soñar. Camino.

Uffff...¡Qué complicado ha sido!.

Si alguno os animáis, ¡espero leeros!

[Imagen creada en http://www.thinkdraw.com/]

viernes, 15 de enero de 2010

No a la censura en Internet

Desde aquí quiero mostrar mi apoyo a la Plataforma Red SOStenible, adhiriéndome a su texto, porque debemos parar la censura en Internet, propia de países autoritarios y no de países democráticos como el nuestro.

Red S@Stenible: Red y Libertad

Además no dejeis de ver este video, muestra perfectamente la idea de que la cultura es libre. No se pueden poner barreras al mar.



[Video: http://mangasverdes.es]

lunes, 11 de enero de 2010

Estampas navideñas pasada la Navidad






Sólo quería compartir con vosotros algunas imágenes de los alrededores nevados.

Todas menos una, pertenecen al Parque de Polvoranca - Leganés -, la otra es de las vistas de esta mañana según me he levantado.

Para los que tenéis que salir de casa es un lio esto de la nieve, pero para aquellos que lo hemos podido disfrutar desde casa o paseando, ha sido un lujo.

domingo, 10 de enero de 2010

Sí que vales

En los últimos días he llegado a una conclusión: detesto a las personas prepotentes, esas que miran por encima del hombro y se creen más que tu.

Tienen diferentes formas de hacerlo y distintas motivaciones: por su forma de vestir, de hablar, de sentir… aunque el objetivo último es sencillo: hacer sentir a los demás como una cosita insignificante, sin valor.

No alcanzo a comprender el por qué, no entiendo como una persona puede sentirse bien haciendo sentir mal a los demás… ¿Egoísmo? ¿Maldad? ¿Quizás tengan un complejo y es su forma de demostrar al mundo que ellos sí que valen? En cualquier caso, me sigue pareciendo una sinrazón, sólo puedo ver los ojos tristes de la persona a la que infravaloran.

domingo, 3 de enero de 2010

Peregrinando...

El año que empezamos hace unos días, además de ser el año de la Diversidad Biológica o del Acercamiento de las Culturas, es el Año Xacobeo, acontecimiento que no volverá a repetirse en 11 años. Por eso, estos días hemos podido ver imágenes de Santiago de Compostela y del Camino en prensa y televisión. Ante esto, me vienen a la mente los momentos vividos allí, las veces que lo he hecho, sin ir más lejos en verano de 2009.

Pero empecemos por el principio: el año pasado hice una promesa: si aprobaba la oposición haría el Camino de Santiago; bueno un tramo, no veía mi forma física muy adecuada para hacerlo entero así que pensé en repetir el tramo O Cebreiro – Santiago de Compostela. El siguiente paso fue buscar compañía, tampoco me veía preparada para hacerlo sola, y fue fácil, MacGyver aceptó a hacerlo conmigo. Así que, lo primero fue preparar el equipo y, solo os digo que Quechua es la marca del peregrino, y una vez listos allí nos plantamos.

La cosa empezó dura, y en la primera etapa ya estaba pensando: “Dios mio, ¿por qué no habré prometido otra cosa?” Pero había que acabarlo y gracias a los ánimos de MacGyver y de los demás peregrinos, seguí y seguí caminando.

Durante estos días de peregrinación, conocimos a bastante gente, con unos andamos tramos, con otros nos cruzábamos casi a diario y varias veces al día, con otros compartíamos habitación en el Albergue y con otros, simplemente, el encuentro era fugaz, pero, al fin y al cabo, nos unía el Camino, el cansancio, la perseverancia, los dolores musculares, las ganas de entrar en la Plaza del Obradoiro y contemplar por primera vez la Catedral consagrada al Apóstol Santiago y, con algunos, además, el motivo religioso de la peregrinación.

En realidad, no sé que tendrá el Camino, pero te atrapa. Si lo haces una vez, quieres volver. Será la historia que guardan sus piedras, el entorno natural que te acompaña hasta el final, la diversidad cultural y nacionalidad de la gente que te encuentras, las historias personales de cada una de los peregrinos, la majestuosidad de la Catedral o la espiritualidad que se respira. No lo sé. Pero, a pesar de lo mal que lo pasé, especialmente cargando con la mochila, me gustaría repetir.

Os animo a todos a hacer un tramo, o al menos, ir a Santiago y respirar el ambiente peregrino, porque de allí se vuelve nuevo y enriquecido personal y culturalmente. Quizás durante el Camino, el cansancio te impida darte cuenta de todo o te impida meditar, pero aún así a la vuelta pasan por tu mente todos esos momentos, buenos y malos, siguiendo el Camino en ti para siempre. Además, hay marcas que cada día te recuerdan que algo ha ocurrido en tu vida: en mi caso estoy cambiando las uñas de los dedos gordos de los pies, pero, al fin y al cabo, no hay sacrificio sin dolor o, más coloquialmente, sarna con gusto no pica.