miércoles, 8 de diciembre de 2010

Cavas Freixenet y más...

Siguiendo con nuestra nueva costumbre de visitar los lugares de interés de nuestro alrededor, en el puente hemos aprovechado para ir a visitar los Cavas Freixenet y la Fundació Antoni Tàpies.

La visita a Freixenet nos encantó. Te hacen una presentación, que comienza con un breve vídeo que pone en situación, a continuación se visitan las bodegas más antiguas mientras cuentan como se elabora el cava, además de alguna que otra curiosidad; luego, montados en un trenecito se visitan las nuevas bodegas y, finalmente, te dan cava para degustar.

Lo más bonito es la zona antigua, tiene mucho encanto con sus botellas cubiertas de polvo (especialmente el Cava Real de 1982), sus estancias de piedra y las máquinas antaño utilizadas.

Así que, ya sabéis, si venís por la zona no dejéis de visitar alguna de las Cavas, no tiene porque ser la de Freixenet, ya que en Sant Sadurní d’Anoia y sus inmediaciones, hay muchísimas para visitar como Codorniu, Albet i Noya, Segura Viudas...

Como os decía al principio, también estuvimos en Barcelona viendo la Fundació Antoni Tàpies, que está incluida en el Articket, así que allá que fuimos.

No se muy bien, como describir el arte de Tapies...mira que a mi el arte contemporáneo me gusta pero quizás esto sea demasiado simbolismo para mi...aunque me pareció curioso el uso de arena y otros materiales dentro de sus obras.


Lo que no me gustó nada fue la Exposición Temporal de Anna Maria Maiolino, se escapa a mi entender como "zurullos" de arcilla pueden ser arte...

Sin lugar a dudas, lo mejor de toda la visita es el edificio modernista que alberga la Fundación.


Dicho edificio, construido entre 1881 y 1885, es obra del arquitecto Lluís Domènech i Montaner. La fachada del edificio combina la utilización de los ladrillos con hierro y, en sus origenes sirvió como sede de la Editorial Montaner i Simón.

El Ayuntamiento de Barcelona lo cedió para albergar la Fundación, momento en que fue restaurado por los arquitectos Roser Amadó y Lluís Domènech Girbau. Tàpies, por su parte, realizó una escultura, Núvol i cadira (nube y silla), que actualmente corona la fachada del edificio y que se ha convertido en todo un símbolo de la propia fundación. En la foto no se aprecia mucho porque es de noche pero sobre todo ese lío de tubos, hay una silla del mismo material.