lunes, 8 de noviembre de 2010

Figueres

Este fin de semana queríamos hacer algo pero con la visita del Papa, Barcelona estaba para pocas visitas, para mi gusto demasiada gente, aunque en realidad me he quedado con las ganas de ir a la misa en la Sagrada Familia, tuvo que ser impresionante. Así que, nos fuimos MacGyver y yo de excursión con A y E a Figueres. Está relativamente cerca y permite conocer dos sitios que merecen la pena: el Castell de Sant Ferran y el Teatre - Museo Dalí.

El Castell de Sant Ferrán no es muy conocido aunque es una visita curiosa e interesante. Hay diferentes opciones para visitarlo, nosotros optamos por la visita en 4x4 y en Zodiac, que requería ir con unos cascos de mineros (y menos mal por que los golpes en la cabeza pueden ser frecuentes).

Se trata de una visita activa en la que se realiza un recorrido por el foso de la fortaleza a bordo del vehículo, por sus galerías subterráneas de contramina, por el patio de armas y por las grandes cisternas de la Fortaleza a una profundidad de 8 metros a bordo de la embarcación.

Esta Fortaleza de 3.125 m de perímetro exterior y, 2.100 m de interior fue construida durante el reinando de Fernando VI para evitar la invasión francesa. Vivió momentos importante a lo largo de nuestra historia incluso como cárcel y era bastante avanzada técnicamente para su época.


Después de una visita por el Castell de 2 horas, comimos algo y nos dirigimos a nuestra segunda parada: el Teatre - Museu Dalí. Nada que ver con la Fortaleza. El edificio por si mismo es bonito y la obra de Dalí es difícil de calificar y cada uno debe comprobar por si mismo los sentimientos que le produce. A mi me gustó pero a MacGyver no mucho, él es más de un arte más obvio y fácil de entender, más realista que surrealista. Y, precisamente Dalí representa lo insólito, extraño, maravilloso y onírico.


De paso, vimos la Iglesia más próxima al Museo y unos Castellers que había en la Plaza del Ayuntamiento. La verdad es que fue un día muy completo (y cansado, aún hoy me estoy recuperando).