jueves, 30 de septiembre de 2010

¿Huelga?


Como siempre las cifras sobre el seguimiento de la huelga y la manifestación bailan mucho mucho mucho.

Yo no seguí la huelga, para mi no era el momento y no estoy de acuerdo ni con los sindicatos ni con el Gobierno ni con la oposición, supongo que como muchos. En mi entorno, ocurrió lo mismo, acudimos todos a trabajar sin problemas y sin piquetes que nos los impidieran, pero no todo el mundo tubo la misma suerte.

Nuestra Constitución reconoce en el Artículo 28, el derecho a sindicarse y a hacer la huelga, pero hasta lo que yo sé es un derecho no una obligación. A ver leamoslo atentamente:

1. Todos tienen derecho a sindicarse libremente. La Ley podrá limitar o exceptuar el ejercicio de este derecho a las Fuerzas o Institutos armados o a los demás Cuerpos sometidos a disciplina militar y regulará las peculiaridades de su ejercicio para los funcionarios públicos. La libertad sindical comprende el derecho a fundar sindicatos y a afiliarse al de su elección, así como el derecho de los sindicatos a formar confederaciones y a fundar organizaciones sindicales internacionales o afiliarse a las mismas. Nadie podrá ser obligado a afiliarse a un sindicato.

2. Se reconoce el derecho a la huelga de los trabajadores para la defensa de sus intereses. La Ley que regule el ejercicio de este derecho establecerá las garantías precisas para asegurar el mantenimiento de los servicios esenciales de la comunidad.

Después de releerlo me sigue pareciendo un derecho. Lo que significa que, se ejerce si uno quiere y lo cree conveniente, por lo que no debería haber “piquetes” que nos impidan ir a trabajar y, menos con violencia, golpes, hogueras y demás actos ilegales, como pudimos ver ayer. Aunque, también es cierto, que grupúsculos antisistema aprovechan cualquier ocasión para hacer daño y esos no hacen la huelga.