jueves, 8 de abril de 2010

Ummmm que rico...

Soy un poco caprichosa tengo que reconocerlo...

Primero se me antojó la cafetera Dolce Gusto (aún no la tengo, de momento disfruto de la de mis papis) y lo más curioso es que no me gusta el café, yo soy así. Me encanta el diseño, que la haya de colores...esas cosas en las que nos fijamos las chicas. El caso es que al final me estoy hasta aficionando al capuccino...



Y, segundo, ayer una amiga nos llevó a un sitio estupendísimo (San Telmo. Tienda de Delikatessen, Cafetería y Pastelería), con unas tartas...y como no, se me antojó la de chocolate, toda ella de chocolate, mucho pero mucho chocolate. Estaba riquísima, se me hace la boca agua sólo de pensar en ella, pero el trozo era tan grande que no fuimos capaces de acabárnosla.



La de mi amiga también tenía una pinta riquísima y, eso que a mi la manzana en tarta no me gusta nada.