martes, 16 de marzo de 2010

¿Vergüenza? Un poco...


Cada vez que veo el Congreso de los Diputados casi vacío, me entra vergüenza. Vergüenza porque no entiendo como trabajadores faltan a su trabajo. Si cualquier de nosotros faltamos reiteradamente a nuestro puesto de trabajo nos despiden o expedientan, ¿por qué a nuestr@s señor@a diputad@s no?

Les votamos a ellos o sus partidos para que nos representen en las más altas instituciones del Estado, depositamos en ellos nuestra confianza y, ¿cómo nos responden? No acudiendo a sus obligaciones como diputados.

Entiendo que, también, tengan otras obligaciones, al igual que el resto de trabajadores pero, eso no quita para que dejen de acudir al puesto o lleguen tarde. Además los diputados han decidido ponerse al servicio del bien común, son la imagen que los ciudadanos vemos de nuestros representantes, deberían aprovechar la confianza que depositamos en ellos y dar ejemplo,y, ya de paso, reducir sus meses de vacaciones a uno. Por cierto, ¿por qué tienen 4 meses de vacaciones (2 en verano y 2 en Navidad) y el resto de trabajadores 1?

En cualquier caso, mientras que se encuentren en período de sesiones parlamentarias, su deber, es asistir, porque el puesto no sólo conlleva derechos y privilegios, también deberes y obligaciones.