miércoles, 30 de diciembre de 2009

Haciendo balance...

Estamos ya a las puertas del 2010 y, sin querer, mi mente repasa los mejores y peores momentos del año que se acaba.

La verdad es que no me puedo quejar, puedo afirmar que el año 2009 ha sido un buen año para mí. Para empezar, he logrado mi objetivo: aprobar la oposición y, encima en la primera convocatoria (me lo decían y no me lo creía, y mira que hubo gente que confiaba en mi: "Tú te sacas lo que te propongas", "En un año la tienes, menuda eres tú", etc., etc.). Y casualmente, llevaban razón, así que mil gracias.

Además, puedo celebrar y celebro, que personalmente todo ha ido muy bien, quitando algún sustillo… pero, ¿qué es la vida sin estos sustillos?

Si bien, aún hay más. Me tocó vivir unos meses lejos de casa. Al principio pensaba que era el fin del mundo y mi persona preferida (pero preferida, preferida de verdad), me decía: "No te preocupes que te va a venir genial salir de casa, espabilarás". Y, como siempre, llevaba razón: No hay nada como salir del redil para madurar, y aprender a ser el dueño de tu propia vida. Así que mil gracias por esto también.

Este año, también, me he dado cuenta de la gente que está presente y participa en mi vida y, de la gente que yo creía que estaba y realmente no era así. Quizás esas personas piensen igual que yo, quizás yo tampoco he puesto de mi parte o quizás nuestros caminos están en distintos puntos y volverán a encontrarse pronto, en el año que empezamos.

Este año también ha sido el año del reencuentro. He descubierto las redes sociales y con ellas a amigos, compañeros de colegio o de trabajo que creía perdidos y, quien sabe, quizás sirva para algo más que dejarnos mensajes en el muro.

Pero en año 2009, no sólo ha sido especial por esto, también lo ha sido, a nivel global, por ser el año de la crisis económica, el año en el que los cimientos de la sociedad moderna se han tambaleado, el año en que hemos llegado a las 4.000.000 de parados, el año en que Obama se convertía en "el Presidente", en "el salvador", pero habrá que esperar a ver sus logros en los años venideros, el año en que han salido a la luz casos y más casos de corrupción, el año en que una pandemia azotó el mundo, el año en que se reunieron en Copenhague miles de personas para hablar del futuro del planeta, y en el que no consiguieron nada, y, como estos ejemplos, otros muchos que han entrado en nuestra vida a través de prensa y televisión.

Sólo espero que el año 2010 sea mejor para el mundo que hemos creado entre todos y venga cargado de noticias aún mejores, no sólo para mí y los míos, sino también para todos vosotros.

jueves, 17 de diciembre de 2009

Uno de los problemas de nuestro país...

En esta primera ocasión, quiero tratar un tema conocido por todos: El Fraude Fiscal. Últimamente, no hacen más que llegar hasta mi, noticias sobre el nivel del mismo en España y, los datos son alarmantes, como que hasta un 70% de los propietarios de viviendas en alquiler no las declaran, aunque el porcentaje varía según la Comunidad Autónoma; como que uno de cada cuatro euros que mueve nuestra economía tampoco se declaren; o, como la cantidad de millones que circulan ilegalmente en billetes de 500 €.

Ante todo esto, me viene a la cabeza algunas ideas:

La primera de ellas: es la teoría de que si se puede eludir el pago de impuestos, se hace. Las formas son muchas y dispares: que nos ofrecen facturas sin IVA las cogemos sin pensar, que nos piden facturas sin IVA las damos pensando menos aún, que soy una de las grandes fortunas del país, pago menos que los que menos tienen (sin perjuicio de la evasión de capitales a los paraísos fiscales), que tenemos un piso alquilado ¿para qué declararlo?, y como estos ejemplos, otros tantos más. En definitiva, la idea es pagar lo imprescindible.

La segunda, y más preocupantes, es que defraudar en nuestro país es hasta bueno, se dice por ahí, sin reparo, a lo que se responde con palmaditas en la espalda y felicitaciones. No tengo muy claro el porqué…no sé si será porque se ve a Hacienda como el malo de la película, porque pensamos que a nosotros no nos van a pillar nunca o, es que sencillamente, somos delincuentes en potencia; el caso es que pasa una y otra vez.

Pero seamos realistas, Hacienda está ahí, quizás falten recursos técnicos y humanos, pero aún así, está. Y, además, si queremos que cuando enfermemos nos atiendan, que nuestros hijos tengan buenos colegios, institutos y universidades, que si perdemos nuestro empleo tengamos subsidio, que nos ayuden con nuestro mayores cuando sea necesario, que cuando seamos mayores y nos jubilemos tengamos una pensión con la que seguir viviendo o que tengamos servicios públicos de calidad, hay que pagarlos entre todos.

miércoles, 16 de diciembre de 2009

Dulce y amargo

Hoy, comienza mi andadura por el mundo de los blogs y con él quiero aportar un toque, por un lado, dulce y, por otro, amargo.

Justo como el nombre de mi blog: Chocolate Rosa.

Con un toque amargo como el chocolate, siendo crítica con las cosas que no me gustan y me preocupan del mundo que nos rodea, pero también, con un toque dulce, sabiendo sacar el lado rosa de la vida.

Quizás, a veces, sea demasiado amarga y otras demasiado dulce, pero así es nuestro entorno y nuestro mundo, lleno de injusticias y de cosas maravillosas a la vez.